AGENDA SEMANAL
   Deportes
   Arte y Cultura
   Entretenimiento
   Gastronomía
   Al Aire Libre
   Niños
   Desarrollo Personal
   Eventos Regionales
   Reportajes
   La Revista

 PINTURAS RUPESTRES DE BAJA CALIFORNIA.
Autor: Karla Ornelas.
Fotos por: Harry W. Crosby / Sunbelt Pub.

Herencia cultural.

Sin duda una de las expresiones de arte más antiguo del cual se tienen registros son aquellos plasmados en enormes rocas y cuevas, donde nuestros antepasados inmortalizaron su forma de vida y creencias. Vestigios de un valor incalculable pues constituyen la historia de nuestra cultura y sociedad, nos referimos a las Pinturas Rupestres de Baja California.

La palabra rupestre deriva del latín: rupes, que significa roca, pero también se entiende como sinónimo de primitivo. Las figuras antropomorfas y zoomorfas pintadas en rojo, negro, blanco y amarillo han sido localizadas en cientos de abrigos rocosos. En el área conocida como Desierto Central de Baja California, grupos prehistóricos de cazadores-recolectores desarrollaron un magnífico arte rupestre.

Por medio de estudios de los hallazgos, incluyendo el pigmento de las pinturas, se estima que la zona fue habitada desde hace 10 000 años y que la costumbre de pintar en la roca comenzó hace 4 000 años y continuó hasta 1650, fecha en que finaliza debido a la llegada de misioneros españoles. Resulta sumamente interesante que el estilo rupestre no haya sufrido grandes cambios a lo largo del tiempo.

En toda la región las pinturas representan una gran variedad de figuras de animales terrestres, marinos así como figuras humanas. Pueden apreciarse diversas representaciones de vida marina como ballenas, tortugas, mantarrayas, leones marinos y peces; cuando los animales conforman la representación central de un mural, las figuras humanas son secundarias y aparecen esporádicamente de fondo.

Algunos de los murales rupestres que se encuentran en nuestro estado, son: Museo de Sitio El Vallecito es el sitio más conocido del estado localizado en las cumbres de la sierra de Juárez abarca unas 200 hectáreas donde entre bosquecillos de pinos y agaves existen varios grupos de pictografías, la pintura más famosa del lugar es “El Diablito”. San Vicente Ferrer es uno de los murales rupestres mejor conservado de Baja California, ésta pintura se encuentra plasmada en una pared rocosa, cubierta de petroglifos. San Fernando Velicatá, se trata de un grupo pequeño, disperso y constituido de petroglifos a la orilla del arroyo San Fernando, se cree que éstas pinturas fueron elaboradas después de la llegada de los españoles.

Éste es sólo un pequeño ejemplo de la cantidad de murales rupestres encontrados a lo largo de toda Baja California, testimonio de la civilización precursora de nuestro estado donde el arte, la ideología y la forma de vida eran de gran importancia, por lo que nuestros antepasados organizaron un sistema de representaciones artísicas, dignas de admiración. Por su monumentalidad estas pinturas se colocan entre el arte rupestre más grande del mundo, la sierra de San Francisco fue designada en diciembre de 1993 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Ayudemos a la preservación de éstas zonas vestigios del pasado de una civilización primitiva, un pasado que hoy en día podemos visitar, palpar, pero sobretodo imaginar.

Fuente.
* Secretaría de Turismo de Baja California. www.descubrebajacalifornia.com
* Revista México Desconocido No. 220 / junio 1995. www.mexicodesconocido.com.mx
* Ecoturismo Kuyima. www.kuyima.com


Ver Galeria de fotos

     Ver más reportajes >>
Publica tu evento | Suscribete | Quienes somos | Contacto | Publicidad | Condiciones de uso | Mapa del Sitio
Derechos reservados ® LaVentana de Ensenada 2014. Diseño y Producción Taller Ciruela